Páginas vistas en total

LA FIBROMIALGIA ES FÍSICA

LA FIBROMIALGIA ES FÍSICA
NO ES UN INVENTO DEL PACIENTE

domingo, 18 de diciembre de 2011

BACTRIAS ASESINAS

E

Fernando*, 52 años de edad, un ser excepcional, buen esposo, padre, excelente Cristiano y Guía espiritual
para todo el que acudía a Él, siempre sus palabras y oraciones daban a cada uno de nosotros brillo y apacibilidad.
Hace aproximadamente más de 70 días, se cayó al tropezar con unas baldosas, se golpeó la cara, se inflamó muchísimo y se hizo un corte en la cabeza al parecer sin "ninguna importancia" pasan los días se recupera de la caída, pero sin ningún motivo aparente empieza a levantar fiebre, pierde el apetito, las fuerzas, los médicos creen que está incubando alguna patología virosica... se siente tan mal que deciden internarlo de urgencia.
Tras análisis de rutina y estudios concernientes al caso no encuentran nada, aunque la fiebre es muy alta, vomita, colitis, fuertes dolor de cabeza ... y todavía ningún profesional tiene la solución, para esto ya había estado internado casi 10 días,.
Hasta que un infectologo muy inminente descubre una BACTERIA LLAMADA Staphylococcus aureus

El hospital está luchando con esta bacteria hasta hoy, y ha sido intervenido quirúrgimante varias veces dado que se acumula pus en varios lugares el cuerpo. y esta bacteria no es fácil de atacar. lo preocupante es que a veces termina en de forma fatal.

 DORA SILVANA BULBO

STAPHYLOCOCCUS AUREUS... QUE SE SABE PARA COMBATIRLA

HASTA AHORA SABEMOS QUE ES RESISTENTE AL ANTIBIOTICO LLAMADO: VANCOMICINA, PERO SI SE HOSPEDA OTRO CEPA LLAMADA ENTEROCOCO, NO ES EFICAZ ESTE ANTIBIOTICO.
FERNANDO SIGUE HOSPITALIZADO., SIMPLEMPLEMENTE PORQUE LA BACTERIA ENTRO POR ESE CORTE EN LA CABEZA, DEBIDO A LA CADA

TENGAMOS EN CUENTA CONOCER MAS DE ESTA ENFERMEDAD RARA...

Bernard Dixon comentó en 1994 que la bacteria es un microbio tan diminuto que “pesa solo 0,00000000001 gramos. Una ballena azul pesa unos 100.000.000 de gramos. Pero la bacteria puede matar a una ballena”.
 Una de las bacterias más temidas en los hospitales es la de las cepas farmacorresistentes del Staphylococcus aureus. Estos gérmenes aquejan a las personas enfermas y débiles, causándoles infecciones sanguíneas letales, neumonías y choques sépticos. Según cierta estadística, este estafilococo mata a unas sesenta mil personas anualmente en Estados Unidos, más de las que mueren por causa de accidentes automovilísticos. En el decurso de los años han surgido cepas tan resistentes a los antibióticos que para 1988 solo uno de ellos podía contenerla: la vancomicina. Sin embargo, poco después empezaron a llegar informes de todo el mundo de cepas resistentes a este antibiótico.

BACTERIA INTERHOSPITALARIAS

Cuando los microbios contraatacan

  Incluso cuando los antibióticos actúan como se ha previsto, pueden presentarse otras dificultades. A mediados de 1993, Joan Ray fue internada en un hospital de Estados Unidos para someterla a una operación de rutina. Ella esperaba volver a casa en cuestión de días. En vez de eso tuvo que permanecer en el hospital trescientos veintidós días, a causa, principalmente, de infecciones postoperatorias. Los médicos combatieron las infecciones con dosis fuertes de antibióticos, incluida la vancomicina, pero las bacterias contraatacaban. Joan recuerda: “No podía mover las manos ni los pies. [...] Ni siquiera podía sostener un libro para leer”.
  Los facultativos se esforzaron por comprender por qué, después de meses de tratamiento con antibióticos, Joan seguía enferma. Los análisis clínicos mostraron que además de la infección estafilocócica, Joan hospedaba otra bacteria: un enterococo resistente a la vancomicina. Como su nombre lo sugiere, este microorganismo no fue afectado por la vancomicina, y también parecía inmune a los demás antibióticos.
  Los médicos se dieron cuenta de algo que los dejó atónitos. La bacteria no solo era resistente a los fármacos, sino que, contrario a lo que ellos esperaban, se valía de la vancomicina para sobrevivir. El médico de Joan, un especialista en enfermedades infecciosas, explicó: “[La bacteria] necesitaba la vancomicina para reproducirse. Puede decirse, en cierto modo, que la vancomicina la estaba alimentando”.
  Cuando los doctores dejaron de administrar el fármaco, la bacteria murió y Joan se recuperó.



DORA SILVANA BULBO

TN NOTICIAS FIBROMIALGIA